jueves, 4 de septiembre de 2014

Innovación en Colombia: ¿crecer o sobrevivir en el mercado?

Navegando nos encontramos con un ranking de recomendaciones para sobrevivir en el mercado (así se titula la nota). Nos parece importante comentarlo y compartirlo porque proviene del Gerente general de IBM en Colombia (recordemos que IBM es una de las compañías más innovadoras del mundo y que atiende el mercado empresarial a nivel global).

Aquí empezamos entonces...
1) "Preguntarle al cliente qué se está haciendo bien o mal". Coincidimos en que indagar con los clientes a través de investigación es asertivo. Sin embargo, el exceso de información puede llevarlo a pensar que su obligación es satisfacer a todo el mundo y allí encontrará un laberinto que lo puede llevar a la locura empresarial. Tenga cuidado.

2) "Innovar". Y bueno... ya lo dijimos. La recomendación en este punto es pensar en la innovación como algo permanente y no como una sumatoria de ideas que, al descubrir el trabajo que implica llevarlas a cabo, morirán en un documento.

3) "Ser flexible". Uno de los grandes problemas de las empresas locales se ilustra con una frase: "es que aquí las cosas se hacen así". Esa falta de flexibilidad es la misma que lleva a la mayoría de compañías a contratar personas de su mismo sector económico (suena lógico, pero así nunca habrá nadie que piense radicalmente diferente).

4) "Investigue qué modelos de compra hay, qué novedades de tecnología hay. Analice los demás mercados". La cuestión es ser consciente de qué recursos está asignando hoy para que su empresa esté a la vanguardia.

5) "Ser un buen ciudadano". En tiempos de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) las empresas cada vez pueden darse menos el lujo de dejar de lado este importante aspecto. Nadie le pide a su empresa que salve al mundo, sólo que no lo dañe. Los nuevos consumidores serán implacables con las empresas que no acojan la RSE dentro de su ADN.

6) "Ética de la compañía". Aunque se sabe, pocas personas hablan de los sobrecostos que se generan en ciertas empresas por cuenta de las comisiones con proveedores. Presidentes y vicepresidentes de multinacionales han sido despedidos por esta razón, es decir, no es una práctica sólo de mandos medios.

7) "Talento. La gente es el bien más importante que tiene una empresa". Lo hemos dicho siempre: la gente es el quinto elemento del crecimiento empresarial. Nuestra recomendación es dejar de decirlo y empezar a practicarlo con planes y programas efectivos y de largo plazo.

8) "Cuestionar la estrategia". Suele ocurrir que en la empresa promedio se castiga a quien piensa diferente. Pues bien: esa persona que piensa diferente puede llevar a su compañía a dar saltos disruptivos importantes.

9) "Siempre mirar al mercado". Sólo agregaríamos que no se obsesione con su competencia. Hay empresas que lo hacen de tal forma que se les olvida su propia estrategia de valor.

Siempre decimos que no hay fórmulas mágicas. Pero es un hecho también que escuchar a quienes tienen experiencia nos hace pensar en cómo aplicar esos consejos a nuestra propia empresa.
El equipo de AZUL Innovación
síganos en @AZULinnovacion
visítenos en www.azulinnovacion.com y http://azulinnovacion.co

lunes, 11 de agosto de 2014

Alianza estratégica: ¿otro título más?

En una reconocida red social de negocios nos encontramos esta imagen, la cual motiva esta breve entrada:

El detalle está en la "aclaración" que hace la persona de la palabra ALIADOS. Es tan poco generalizada su aplicación real que debe aclarar (entre paréntesis) que se está refiriendo a los CONTRATISTAS de su empresa.

Todos en algún momento hemos sido contratistas de empresas (o proveedores, pueden escoger el nombre que prefieran). Por eso nos llamó la atención que se empleara el término ALIADO para referirse a un contratista, pues habitualmente los contratistas somos empresas que debemos reducir nuestras tarifas al máximo para satisfacer el apetito de ahorro en costos de la empresa que nos contrata, entregando el máximo ROI posible.

Desconocemos si esta descripción de ALIADO sea una moda más, de esas que contribuyen a que, por ejemplo, en algunas empresas a los vendedores se les llame "activadores de demanda", incluso si ni siquiera saben de prospectación. Es posible.

Sin embargo, queremos pensar que sí existen empresas que consideran que sus proveedores o contratistas podemos ser aliados, lo cual significa, según el diccionario "adj. Dicho de una persona: Que se ha unido y coligado con otra para alcanzar un mismo fin". Particularmente en nuestro caso, no conocemos otra forma de trabajar. Trabajamos CON nuestros clientes y no PARA nuestros clientes. Hay una gran diferencia que nos permite decir que hemos sido ALIADOS de la inmensa mayoría.
Buena semana!
El equipo de AZUL Innovación
síganos en @AZULinnovacion
visítenos en www.azulinnovacion.com y http://azulinnovacion.co

miércoles, 30 de julio de 2014

martes, 22 de julio de 2014

Pékerman: gerente del año. ¿Una lección de liderazgo?

Ser Gerente no es fácil. La gente suele creer que usted, cuando lo es, gana más dinero que todos, se la gana fácil y trabaja poco. Ese es el "gerente" imaginado colectivamente en la mayoría de países de Latinoamérica.

Una revista nomina a Pékerman como el gerente del año (lo llaman CEO porque suponemos que eso le da más categoría el nombre, pero al final es lo mismo). Al hacerlo, esgrimen ocho supuestas razones que determinaron el éxito del ya famoso director técnico, razones que denominamos supuestas" porque se ven desde afuera.

La primera es "no nos podemos equivocar al escoger el líder". Digamos que esa no es una razón del éxito del proceso, aunque podría ser la causa. Generalmente las empresas tienen origen familiar, y basadas en ese origen, escogen a sus cargos directivos por grado de cosanguinidad sin detenerse a pensar si es lo correcto o lo mejor para el negocio. Las grandes delegan el proceso en expertos cazatalentos que tienen sus propios paradigmas.

En segundo lugar dice que "el objetivo no es jugar sino ganar", gran verdad de perogrullo que motivó por primera vez a una camada de futbolistas jóvenes a creer en sí mismos y pensar que podrían ganar. Para nosotros la clave, al hablar de empresa, es que muchas de ellas no saben para donde van. Sus dueños están tan cómodos pagando sus gastos y su estilo de vida que en realidad crecen por inercia.

La tercera razón es "el talento como base de todo". Coincidimos! Siempre hemos dicho que las empresas -y los proyectos que se desarrollan al interior de las mismas- están hechas de gente. Y es esa gente la que las mueve y las hace progresar. Gente talentosa, apasionada, que vive a fondo lo que hace.

En cuarto lugar se habla de "la necesidad de tener fogueo internacional". En una cultura en la que acostumbramos mirarnos al ombligo y creer que el mundo está equivocado y nosotros no, esta sí que es una lección valiosa, aunque no se deba únicamente al líder del proceso. Desde diversos escenarios hemos dicho que si la competitividad se basa en precio y no en valor agregado, el destino es la reducción infinita de márgenes hasta -incluso- la extinción. Ejemplos hay por montones.

Otra razón, la quinta, es "perderle el miedo a la curva de aprendizaje". El mercado local se acostumbró a buscar profesionales de 20 años, políglotas y con 10 años de experiencia, condiciones absurdas por inalcanzables. Si su empresa tiene talento joven, aproveche todas las ventajas de los jóvenes pero no les pida que no se equivoquen. Si su empresa va a aprender a exportar, a competir en otra plaza o una situación similar, permítase equivocarse porque con seguridad con ello aprenderá. Y mucho.

La sexta razón es que "la plata manda". Como decía Pambelé: "es mejor ser rico que pobre", sin duda, pero no estamos de acuerdo con que la plata mande. El dinero también puede malgastarse cuando se tiene en exceso y eso a veces ocurre en ciertas empresas, que disfrazan sus errores con millones en publicidad pero no resisten la entrada de un competidor. El dinero es importante para desarrollar las estrategias pero no oculta los errores cuando éstas no existen.

Luego dice la revista que el éxito de Pékerman se debe al "análisis y la información como prioridad". De acuerdo por completo. Lastimosamente la empresa promedio en Colombia primero hace y luego piensa. ¿Cuántas veces ha tomado decisiones importantes basado en estudios de mercado o investigaciones? ¿Cuál fue la última campaña publicitaria a la que le hizo un pre y un post-test? Eso ocurre en muy pocas empresas porque no tenemos cultura de investigación sino de "ahí vamos viendo".

Por último, se arguye la "flexibilidad para enfrentar lo inesperado". Justamente la ratificación de que "ahí vamos viendo". Nuestra impresión es que la revista se interesó en el tema de la Selección y procuró esgrimir sus razones de éxito, pero si vamos a ello hubiesen podido ser diez o veinte. Lo importante entonces no es decir que soy flexible sino serlo. Una de las grandes barreras para empezar procesos de innovación en las empresas es que quieren regir la innovación bajo las mismas reglas que los demás procesos o proyectos.

Sin duda Pékerman logró un rotundo éxito totalmente mensurable: después de 16 años de no ir a un mundial, su equipo (el nuestro, al que nos unimos voluntariamente por la emoción) quedó en el quinto lugar. Como siempre, de continuarse el proceso, lo difícil estará por venir. Porque lo difícil no es llegar, es mantenerse.
El equipo de AZUL Innovación
síganos en @AZULinnovacion
visítenos en www.azulinnovacion.com y http://azulinnovacion.co

lunes, 7 de julio de 2014

Fútbol y competitividad

Se terminó la maravillosa aventura de Brasil 2014 para nuestra Selección Colombia. Si bien nuestro interés no es discutir acerca del desempeño deportivo, nos parece que la actuación del equipo da para hacer un símil con lo que sucede en el mundo empresarial.

Al igual que pasa en muchas empresas, cuando se cuenta con un buen equipo la expectativa es alta. La selección del equipo titular está a cargo del director técnico (gerente), de quien se espera, conozca mejor que nadie el entorno de cada partido (situación competitiva).

El desempeño se mide con relación a lo hecho. La Selección había alcanzado unos octavos de final en su mejor presentación, y nunca después de tres victorias con sendas goleadas. Vale recordar, de hecho, que en su última presentación en una copa del mundo marcó apenas un (1) gol... Esta vez hizo doce (12)...
Las empresas miden su desempeño con relación a lo hecho. Por eso los presupuestos, la mayoría de veces, son históricos y se incrementan con base en lo hecho el año anterior.

¿Por qué esta Selección logró ilusionar a un país? Porque juega bien y siente la camiseta. Es un hecho que un jugador que no la siente, es un jugador que cumple pero que no brilla (igual que en las empresas). Pero no todos los jugadores juegan bien colectivamente. Algunos lo hacen de manera individual pero no en equipo. Y eso es lo que tiene esta Selección: es un equipo.
Lamentablemente, no todas las empresas pueden decir que tienen un equipo. ¿Por qué? Hay incluso estudios que demuestran que el estilo de liderazgo del gerente puede estar llevando a sus empleados a que, simplemente, calienten puesto y le den gusto.

Ahora bien, un equipo que interpreta lo que quiere el Director (gerente) es un equipo con identidad. Y a esta Selección le fue bien en el mundial porque respetó esa identidad. Es lo que en las empresas uno llamaría diferencia competitiva. Uruguay juega a lo que sabe, Brasil igual. Argentina, Alemania, Italia... todos intentan respetar su identidad. Y han ganado así. Si alguna vez queremos ganar debemos continuar respetando esa identidad alcanzada, la que nos diferencia de otros equipos (como en las empresas).

Colombia llegó lejos. Pudo haber avanzado un poco más si no hubiese tenido que enfrentar al local. Pero esa es una fantasía, no una historia. La historia dirá que Colombia estuvo a dos partidos de jugar una final del mundo en Brasil 2014 y que un muchacho de 22 años marcó seis goles (la mitad) de los que hizo el equipo.
¿Qué dirá la historia de su empresa? ¿Que respetó la identidad de la marca? ¿Que sus valores corporativos eran fuertes y distinguidos en el mercado? Todo dependerá de qué tan buen equipo tenga usted, qué tanto su Director (gerente) lo haga funcionar y cómo respete esa identidad en el mercado para diferenciarse.
Vendrán más historias. Más equipos. Más Gerentes. Nos unimos a todos quienes vibraron con este equipo que respetó un estilo y sintió la camiseta. Tan válido como en la empresa de hoy. De siempre.
El equipo de AZUL Innovación
síganos en @AZULinnovacion
visítenos en www.azulinnovacion.com y http://azulinnovacion.co

jueves, 26 de junio de 2014

"Mi universidad es mi profesión"

Cuando se habla de emprendimiento generalmente se acude a casos exitosos de personas que han liderado multinacionales de renombre. Casi siempre el primer nombre que viene a la mente es el de Steve Jobs, fallecido fundador de Apple, así como el del fundador de Microsoft Bill Gates.

Lo que se conoce de sus historias es que fueron personas que superaron dificultades personales importantes para convertirse en líderes de enormes empresas y en multimillonarios. La palabra clave aquí es: "líder".

Uno de los emprendimientos más exitosos a nivel global no habla inglés sino español. Es el que lidera el señor Amancio Ortega, dueño y fundador del imperio textil Inditex, casa matriz de marcas como Zara, Bershka y Stradivarius, marcas que, particularmente en Colombia, han tenido gran acogida.

Es bien conocido que una de las ventajas del modelo de Inditex es la rapidez en su modelo de producción y comercialización de moda. Incluso algunas fuentes aseguran que en menos de dos semanas pueden cambiar todas sus tiendas a nivel global. Todo un logro.

Nos encontramos en una publicación con algunos tweets del señor Ortega y nos llamaron la atención un par de ellos. El primero es el que da título a esta entrada. Cuando el señor Ortega dice "mi universidad es mi profesión" se alinea con Steve Jobs y dice, de manera algo rebelde, "soy más que un cartón o título universitario". En un mercado como el latinoamericano, en el que se da tanta importancia a este factor, nos preguntamos si estos dos personajes hubiesen podido conformar sus imperios aquí. Tal vez no...

Otra frase del señor Ortega es esta: "no necesitamos consultores... ¿o resulta que van a conocer más nuestro negocio unas personas que no lo viven día a día como nosotros?". Coincidimos parcialmente, puesto que si lo hiciéramos totalmente nos quedaríamos sin trabajo!
El consultor promedio pretende valerse de su experiencia para aplicarla en las empresas que asesora, mientras que otros, pensamos que hay que trabajar CON el cliente (no PARA el cliente). La sumatoria de saberes de nuestros asesores con los de nuestros clientes, nos permite formar un equipo ganador, por cuanto podemos aportarle una visión externa y descontaminada válida y poco tradicional, que se complementa muy bien con el conocimiento del negocio que tiene cada cliente.

Quien diga que conoce más de su negocio que Usted, le está mintiendo. En eso estamos de acuerdo con el señor Ortega aunque en otras cosas tengamos diferencias, como por ejemplo, en el estilo de liderazgo que deja entrever en sus egocéntricos tweets... pero como dice un amigo de la casa, curiosamente de la misma nacionalidad que el señor Ortega: "para gustos, los colores!".
El equipo de AZUL Innovación
síganos en @AZULinnovacion
visítenos en www.azulinnovacion.com y http://azulinnovacion.co