Innovación: la realidad dista de la teoría

Cuando se anuncia que el Gobierno Nacional tiene en sus planes impulsar lo que él mismo llama "la locomotora de innovación" no queda más que alegrarse.

Sin embargo, acabamos de conocer datos de la encuesta de Desarrollo e Innovación Tecnológica en la industria manufacturera (2009/2010) y son desoladores. O muy alentadores si consideramos que todo problema es una oportunidad.

El resultado general dice que "el 0,6% de empresas fueron innovadoras en sentido estricto; el 33,8% fueron innovadoras en sentido amplio; el 5,1% fueron potencialmente innovadoras y el 60,6% fueron no innovadoras".

Aunque no tuvimos acceso a la metodología, llaman la atención los siguientes resultados:
* Los ingenios, refinerías de azúcar y trapiches presentan la mayor proporción de empresas innovadoras industriales (sentido amplio y sentido estricto).

* La fabricación de productos minerales no metálicos tiene la mayor proporción de empresas potencialmente innovadoras.

* La fabricación de jabones y detergentes registra el mayor porcentaje de empresas innovadoras. Le siguen la producción de sustancias químicas básicas y la producción de pinturas, barnices y tintas de impresión.

* En las empresas industriales casi 55% de las innovaciones consistieron en nuevos métodos de producción y/o distribución, poco más del 25% en nuevos métodos organizativos y casi el 20% en nuevas técnicas de comercialización, lo que permite intuir que son mejoras más que innovaciones (en su mayoría).

Precisamente sobre la diferencia entre mejoras e innovación, la encuesta identificó nueve tipos de innovación de acuerdo con su ámbito de difusión. Los agruparon en grupos de a tres: 3 tipos que corresponden a innovación de productos/servicios nuevos; 3 tipos a la innovación de productos/servicios significativamente mejorados y 3 tipos relativos a la innovación de métodos y técnicas empresariales.


Con esta clasificación, en el período de la encuesta los resultados son:
- Del total de innovaciones de producto 37% correspondieron a nuevos, casi 27% a mejorados significativamente.

- 16% de las innovaciones de producto correspondieron a nuevos en el mercado nacional y 16,5% se refirieron a productos/servicios mejorados significativamente y comercializados localmente.
- Casi el 2% de las innovaciones correspondieron a productos/servicios nuevos para el mercado internacional y 1,6% a mejorados significativamente para exportar, lo que comprueba nuestra aún pobre vocación exportadora.
Por último, las empresas calificaron el grado de importancia que tuvo la innovación dentro de los aspectos asociados al producto/servicio:
* La mejora en calidad fue considerada de importancia ALTA por el 55%.

* 42% dieron ALTA importancia al sostenimiento de su participación en el mercado.

* En cuanto al impacto de la innovación sobre el proceso de producción, calificaron de ALTA importancia el aumento de la productividad (44,5%).

Viendo estos resultados, y a partir de otros artículos que se refieren a innovación, pareciera que el empresario promedio aún no entiende el significado de la innovación y su alcance en términos de competitividad. Pero también es un hecho que si las empresas sólo piensan en ventas y no tienen marketing, no se preocupan por la marca, mucho menos pensarán en innovación. Primero está el uno que el dos.
El equipo de AZUL Innovación
síganos en @AZULinnovacion

Comentarios

Entradas populares