Competitividad: ayúdate que yo te ayudaré

Se habla mucho de competitividad. En el mundo empresarial, es un hecho que las empresas buscan superar a sus competidores. Eso es competitividad. Y siempre hemos abogado porque las empresas dejen de quejarse y actúen.

Sin embargo, es un hecho que la competitividad no depende exclusivamente de su empresa. Usted tiene una serie de fortalezas que le ayudan a competir y tiene unas debilidades que lo hacen vulnerable frente a su competencia.

Pero adicionalmente, en el mercado, afuera de su Compañía, sin el control que usted ejerce sobre su empresa, existen oportunidades qué aprovechar y amenazas que dificultan el proceso. Es por eso que el Estado tiene un papel importante en el juego de la competitividad.

Compartimos cifras que, infortunadamente, representan amenazas para la competitividad de las empresas en Colombia, publicadas en el marco último Foro Económico Mundial:
- Entre 144 países, la calidad de las vías en Colombia da para ocupar el puesto 126, una verdadera amenaza considerando que somos un país geográficamente diverso. Esto es lo que ha llevado a algunas empresas con capital a establecer centros de distribución cerca a los puertos.

- Y a propósito de puertos, ocupamos el puesto 125. Aunque ha habido esfuerzos, sin duda, para mejorarlos, estamos lejos... muy lejos...

- En la calidad de infraestructura mejoramos un poco y estamos en el puesto 108, mientras que en la calidad del transporte aéreo estamos en el puesto 106. Una alarma para las aerolíneas que con tanto bombo promueven sus estrategias de servicio pero que, al parecer, no están contribuyendo mucho a la competitividad del país.
Ocupamos el puesto 109 en calidad ferroviaria, pero de ese tema es mejor ni hablar porque se siembra lo que se recoge, y por años el sistema férreo ha estado abandonado.

- Los mejores lugares son el lugar 62 en calidad del suministro de energía (recordemos que es un sector privatizado; a pesar de sus detractores se demuestra que es el mejor indicador) y el puesto 69 de competitividad (en general).

Nuestra conclusión es que el Estado debe mejorar... y mucho. Si las empresas en Colombia son imaginativas, si el empresario promedio es emprendedor y, como decimos aquí, "no se vara", imaginen lo que sería con un empujoncito hacia adelante.
El equipo de AZUL Innovación
síganos en @AZULinnovacion
visítenos en http://azulinnovacion.co y www.azulinnovacion.com

Comentarios

Entradas populares