¿Se duermen los gigantes?

Dos noticias recientes llamaron nuestra atención y motivaron esta entrada. La primera, es el cumpleaños #25 del GameBoy de Sony. La segunda, la venta definitiva (ya se había anunciado pero no se había hecho efectiva) de Nokia a Microsoft. Veamos una por una.

GameBoy, una pequeña consola de juego, personal, fue revolucionaria en su momento. El entonces creador del walkman (recordemos que es considerado uno de los productos más innovadores de la historia), la japonesa Sony, revolucionó el mundo de los juegos de video para niños, los cuales, por supuesto, parecen literalmente juegos de niños al lado de lo que hoy vemos.

Esa es precisamente la reflexión. Si bien Sony tiene una consola de juegos moderna (la PS4), muy vendida y reconocida a nivel global, hay otras categorías de productos en los que se les nota "quedados", como por ejemplo los televisores y los teléfonos móviles. Lo que nos preguntamos es ¿qué pasó? ¿En qué momento las coreanas Samsung y LG le arrebataron el primer lugar a Sony en estas categorías? El otrora imbatible está lejos de ser líder. ¿Tendrá que ver con el declive de la economía japonesa?

Nokia, la líder indiscutible en telefonía celular, aquella empresa que revolucionó las comunicaciones vía celular dada su naturaleza finlandesa (recordemos que en Finlandia los cables se congelan, literalmente, y que por ello el "ambiente" generó el espacio propicio para esta innovación), terminó por ser absorbida -también literalmente- por Microsoft. Pronto veremos el nacimiento de una nueva marca de teléfonos móviles, sucesora de la otrora exitosa Nokia.

Nos preguntamos entonces: ¿será que la soberbia, vanidad, ego (pueden buscar sinónimos) de las empresas grandes les impide ver los errores que cometen? Tenemos un amigo de nacionalidad argentina, inteligente y viajero, que dice que "las empresas grandes no se quiebran por la inercia". Explica que, dado el enorme tamaño de dichas empresas, son como enormes bolas de nieve que, a pesar de los acumulados errores que cometen, no sufren mayormente porque la inercia que las hace mover las mantiene activas (vivas).

Lo que es un hecho es que, al parecer, algunas de estas bolas de nieve terminan siendo absorbidas por unas más grandes o, en otros casos, desaparecen (se derriten) lentamente tras el paso demoledor de la competencia. Cuando damos conferencias sobre liderazgo, insistimos mucho en que un buen líder es aquel que escucha y aprende. ¿Sony y Nokia lo hicieron y/o lo han hecho?
El equipo de AZUL Innovación
síganos en @AZULinnovacion
visítenos en http://azulinnovacion.co y www.azulinnovacion.com
contáctenos por horas en www.enbuscadesentido.com

Comentarios

Entradas populares