Innovación: la diferencia entre decir y hacer

CAMACOL, el gremio que reúne a los constructores, acaba de terminar su convención anual con un firme propósito: trazar un mapa de innovación para el sector para el año 2020. ¿Qué los motiva? Revisaron entre sus afiliados y se dieron cuenta que sólo el 10% de los constructores dice estar trabajando en innovación.

La innovación a veces se convierte en algo gaseoso, sobre todo porque se confunde con creatividad o, más popularmente dicho, con la "botadera de corriente" propia de este lado del orbe. Sin embargo, sin duda es importante que un sector tan importante para la economía como la construcción, esté preocupado por su estado actual de innovación (inexistente según ellos mismos).

Lo que no deja de ser curioso es que cuando hemos podido conversar con constructoras (en nuestra labor diaria) la innovación no ocupa un lugar importante en su agenda. Sin dar nombres, encontramos que ni siquiera están contemplando procesos de inteligencia colectiva, una pena considerando que es un sector altamente intensivo en mano de obra.

El punto entonces es que hay una gran diferencia entre decir y hacer. Una cosa es decir que la innovación es eje central de la estrategia y otra, muy distinta, es hacer que realmente ocupe ese lugar. Un plan a 2020 es un buen inicio, pero deberían estar considerando que antes que innovar hay que mejorar la productividad laboral (estudios muestran que es menos de la mitad que en otros países), puesto que la innovación es una de las fuentes de crecimiento empresarial, pero no la única.
El equipo de AZUL Innovación
síganos en @AZULinnovacion
visítenos en www.azulinnovacion.com y http://azulinnovacion.co

Comentarios

Entradas populares