Fútbol y competitividad

Se terminó la maravillosa aventura de Brasil 2014 para nuestra Selección Colombia. Si bien nuestro interés no es discutir acerca del desempeño deportivo, nos parece que la actuación del equipo da para hacer un símil con lo que sucede en el mundo empresarial.

Al igual que pasa en muchas empresas, cuando se cuenta con un buen equipo la expectativa es alta. La selección del equipo titular está a cargo del director técnico (gerente), de quien se espera, conozca mejor que nadie el entorno de cada partido (situación competitiva).

El desempeño se mide con relación a lo hecho. La Selección había alcanzado unos octavos de final en su mejor presentación, y nunca después de tres victorias con sendas goleadas. Vale recordar, de hecho, que en su última presentación en una copa del mundo marcó apenas un (1) gol... Esta vez hizo doce (12)...
Las empresas miden su desempeño con relación a lo hecho. Por eso los presupuestos, la mayoría de veces, son históricos y se incrementan con base en lo hecho el año anterior.

¿Por qué esta Selección logró ilusionar a un país? Porque juega bien y siente la camiseta. Es un hecho que un jugador que no la siente, es un jugador que cumple pero que no brilla (igual que en las empresas). Pero no todos los jugadores juegan bien colectivamente. Algunos lo hacen de manera individual pero no en equipo. Y eso es lo que tiene esta Selección: es un equipo.
Lamentablemente, no todas las empresas pueden decir que tienen un equipo. ¿Por qué? Hay incluso estudios que demuestran que el estilo de liderazgo del gerente puede estar llevando a sus empleados a que, simplemente, calienten puesto y le den gusto.

Ahora bien, un equipo que interpreta lo que quiere el Director (gerente) es un equipo con identidad. Y a esta Selección le fue bien en el mundial porque respetó esa identidad. Es lo que en las empresas uno llamaría diferencia competitiva. Uruguay juega a lo que sabe, Brasil igual. Argentina, Alemania, Italia... todos intentan respetar su identidad. Y han ganado así. Si alguna vez queremos ganar debemos continuar respetando esa identidad alcanzada, la que nos diferencia de otros equipos (como en las empresas).

Colombia llegó lejos. Pudo haber avanzado un poco más si no hubiese tenido que enfrentar al local. Pero esa es una fantasía, no una historia. La historia dirá que Colombia estuvo a dos partidos de jugar una final del mundo en Brasil 2014 y que un muchacho de 22 años marcó seis goles (la mitad) de los que hizo el equipo.
¿Qué dirá la historia de su empresa? ¿Que respetó la identidad de la marca? ¿Que sus valores corporativos eran fuertes y distinguidos en el mercado? Todo dependerá de qué tan buen equipo tenga usted, qué tanto su Director (gerente) lo haga funcionar y cómo respete esa identidad en el mercado para diferenciarse.
Vendrán más historias. Más equipos. Más Gerentes. Nos unimos a todos quienes vibraron con este equipo que respetó un estilo y sintió la camiseta. Tan válido como en la empresa de hoy. De siempre.
El equipo de AZUL Innovación
síganos en @AZULinnovacion
visítenos en www.azulinnovacion.com y http://azulinnovacion.co

Comentarios

Entradas populares