Recursos Humanos: una historia de (des)amor

Trabajando en temas de entrenamiento en diferentes compañías se conoce mucha gente. Esa gente suele contar anécdotas, experiencias, vivencias...

Una de las cosas que cuentan algunas de esas personas, y que nos llamó la atención, es que en Colombia ya existen empresas que tienen como política no re-contratar a personas que se hayan retirado. Es decir, si un empleado(a) decide renunciar, lo hará "para siempre".

Nos parece curioso que ello ocurra de esa forma. Es como si las empresas que aplican dicha política quisieran "castigar" a quienes deciden irse, sea la razón que fuere.

Es curioso porque va en contravía de lo que piensan las nuevas generaciones de lo que significa una relación laboral (esas mismas que deberán contratarse dentro de poco).
Es curioso porque -aparentemente- no considera ni por un minuto que, tal vez, la empresa tiene algo que ver en el hecho de que un empleado decida irse (¿tiene planes de carrera?).
Es curioso porque, sin duda, parece un novelón en el que el protagonista (la empresa) le dice a sus empleados: "si cruzas la puerta, no volverás a entrar nunca".

Es claro que las relaciones empresa-empleado son complejas. Alinear las expectativas de ambas partes es una de las cuestiones más difíciles en planeación estratégica. Pero precisamente por ello, lograrlo es tener la certeza de que el barco llegará a buen puerto.
También es claro que nadie es indispensable, pero sin duda hay gente que hace mejor las cosas que otra gente.
El equipo de AZUL Innovación
síganos en @AZULinnovacion
visítenos en http://azulinovacion.co y www.azulinnovacion.com

Comentarios

Entradas populares